RESEÑA DE LA FIESTA PROVINCIAL DE LA SEMILLA Y LA MANZANA

Se acerca una nueva edición de la fiesta mayor de los iglesianos.

El tributo al Trabajo y las ancestrales costumbres de Iglesia se plasman desde antaño en diferentes festividades, siempre dando el énfasis necesario para la natural comprensión de la intención festivalera.

El culto al labriego de la tierra Iglesiana enmarca una serie de reuniones de amigos, hacedores de las instituciones intermedias de la zona, emprendedores y abnegados colaboradores del desarrollo en parte de la rica Historia de una comunidad naciente al progreso.

Cuentan algunas fuentes orales que el desarrollo de las primarias intenciones celebrativas datan del mes de Febrero del año 1966 allá por la tradicional Cabaña Argentina, un reducto de convocatorias masivas de la comunidad de Rodeo; allí se celebraban solo bailes sociales con elección de la reina de una manera muy popular, seleccionando de las señoritas asistentes, la futura representante de la festividad.

Estos bailes tuvieron intención de iniciar una fiesta por el trabajo y el sacrificio del jornalero, se denominaron “Baile de la Manzana”, impulsados por don Carlos Navarro, en esa primera instancia saldría Reina del Baile de la Manzana, Elisa Ramos con 15 años, oriunda de la zona de Colola, representando al Club homónimo, su virreina sería Mary Garro, además participaron de aquel momento especial como candidatas Nora Allegue, Elena Sibon, entre otras. La elección la hizo el público por medio de aplausos. La ceremonia de coronación se llevó a cabo con los atributos y una corona artesanal elaborada por el mismo Navarro.

Los años 80’s que marcaban la década dorada de los tiempos modernos, abriría unapuerta nuevamente a los intentos de llevar adelante una festividad en homenaje al trabajo y al productor, esta vez sería el turno del flamante Cine Sony en donde una vez mas aparecería el “Baile de la Manzana” buscando ser una gran celebración alegórica y con elección de la Reina usando temática idéntica a la edición del año 1966, cuentan que esta vez lo organizó el Club Sportivo San Martin, allí sale como Reina Silvia Galleguillo con tan solo 14 años.

Unos años más tarde comienza a hablarse en serio de la intención de celebrar esta festividad y es así que desde los últimos meses del año ‘83 se delinearía definitivamente esta historia y nacería nuestra Fiesta mayor. Entusiastas jóvenes Iglesianos comienzan a esbozar y soñar la gran historia.

Este mencionado grupo dejó claro que debían encontrar un nombre que identifique fundamentalmente a los lugareños y le diera significación a un gran espectáculo, que brindara un homenaje a los productores de la zona y por ende a la producción zonal.

Hasta aquel momento la actividad destacada por excelencia de esta zona era la producción agrícola ganadera y sus actividades aleatorias, esto ameritaba acompañar este desarrollo con la ligadura a una fiesta conmemorativa y en la que se mostrara y se degustara la producción de esta zona de precordillera. La manzana dulce que con su aroma, nos traslada en postales de imágenes, incontrolables recuerdos de la infancia en las quintas y esa sublime semilla de calidad para seguir sembrando la vida.

De este modo, nace allá en el año 1984 la 1ra Edición de la Fiesta Departamental de la Semilla y la Manzana Iglesiana, y desde esa fecha y por la continuidad de los años se celebra la misma en la localidad de Rodeo distrito cabecera del Departamento, este acontecimiento es caro a los sentimientos de todos los Iglesianos.

El escenario que se elige para la ocasión es el Bº Rodeo II, actual Barrio América sobre la calle Juan Pablo II, entre calles Laprida y Av. Santo Domingo, allí sillas y mesas aportadas por las instituciones aledañas y participantes las disponen en la calle para el desarrollo del evento sobre los costados, los Ranchos con comidas típicas de la zona, le daban el ese toque tradicional al encuentro.

Esa primera edición marca un éxito en convocatoria de candidatas, dieciocho participan por el primer trono de la Fiesta Departamental de la Semilla y la Manzana Iglesiana, se ha de coronar representando al Club Colola, Virginia Ibazeta como la 1ra Reina Departamental de la Semilla y la Manzana, su 1era Princesa sería Cristina Palacio y empataron en aquella oportunidad, Nilda Pérez y Mirna Maza en el 2do lugar, y por ello la organización las deja como dos segundas princesas.

El Carrusel tuvo su gran protagonismo en la época, se graficaba la producción y las bondades de esta tierra iglesiana, participaron 18 Carruajes, pues cada uno llevaba su propia Candidata. Así de manera entusiasta participaron todas las instituciones del Departamento, su representación brindaba una postal del sitio de donde provenía el carruaje.

El frio reinante de aquella noche de Abril fortalecía el espíritu iglesiano por sostener su Fiesta Mayor, festivo su pueblo desafiaba la noche, Iglesia abría la puerta grande de su primera fiesta departamental a todos quienes la empezaron a amar, La Semilla y la Manzana se dejaba acariciar como Fiesta popular para el calendario turístico departamental.

Al año siguiente y por el transcurso de cuatro años mas este festival se desarrollaría en el predio conocido anteriormente como baldío barrio Rodeo II, actual Plaza de la Memoria.

Similares motivos movilizaban a la organización generando el entusiasmo en los lugareños ante la proximidad de la misma.

Los escenarios han sido varios para el evento, es de destacar que aparte de los monstruos de la época en escenarios e iluminación para el festival central, se llevaban a cabo en otras latitudes, pequeños encuentros destinados a la literatura inédita que se expresaba además en canción folclórica y poesías. Una clara apuesta al objetivo de la muestra cultural de esta comunidad, fueron en cada localidad los previos encuentros culturales a la Fiesta Grande.

Luego de las cinco ediciones en el corazón del Barrio América vendría la noticia mas esperada, Iglesia mostraba a todos, uno de los escenarios mas bellos en el País para su fiesta, El Anfiteatro natural, su Guitarra suspendida en el lago para cantar desde la naturaleza al trabajador a su Semilla y a su Manzana, todo bordeado de verdes totorales, sauces y un arroyo cristalino que lo atraviesa, con el inconfundible aroma a menta y berros frescos, adornos de Dios en sus orillas. En el año 1991 es inaugurado oficialmente y se le impone el nombre de Anfiteatro Natural Los Manantiales.

Este anfiteatro ha sido testigo de sensaciones especiales en artistas y publico. Hoy en distintas latitudes se reconoce la Fiesta Provincial de la Semilla y la Manzana por la magnificencia de su anfiteatro, el cual vio pasar grandes de la música como los Cantores del Alba, Los Amigos, Zamba Quipildor, Horacio Guaraní, Roxana Carabajal, Sergio Denis, El Chaqueño Palavecino, Coplanacu, entre innumerables figuras, también el espacio para el humor El yogur, Doña Jovita, Trío Buena onda y mas…

Se destaca además y no menos importante la asidua participación de un racimo gigante de artistas zonales y provinciales quienes engalanan la fiesta mayor iglesiana con su música y poesía y que ofician de teloneros a los Artistas centrales de cada Edición.

Existe un párrafo aparte para el poeta cantor, este acaudalado hombre de la poesía iglesiana, participa como un interprete inédito en el primer concurso de canciones inéditas y poesías allá por 1984, Aroldo su nombre, pero como se dice en el campo, con el apodo te conozco “Chango Aguilera”, autor de una zamba hermosa, “Semilla y Manzana”, su nombre lo repetirán todos por los años venideros, su sublime interpretación calaría hondo y encrespará la piel de cada habitante y hasta le hará correr las lágrimas al nostálgico, también hará prestarle atención a quien le escucha por primera vez… su zamba es Himno, Himno del festival…

Y cada verano se escucha algún peón en las quebradas o por arroyos y potreros entonar con entusiasmo su eterna canción… “Vuelvo a mi Valle Querido al que rodean las moles, serranías de colores, olor a yuyos y flores…”

Desde sus comienzos 1984 han sucedido a nuestra Primera Soberana Virginia Ibazeta, todas estas embajadoras de la belleza de Iglesia: en el año 1985 Mariana Dilelio Tudcúm,año 1986 Nilda Pérez Las Flores, año 1987 Marilyn Montenegro Tudcúm, año 1988 IvanaLucero Rodeo, año 1989 Etelvina Rojas Tudcúm, año 1990 Marcela Espejo Villa Iglesia,año 1991 María Ibazeta Colola, año 1992 Silvia Díaz Bella Vista, año 1993 Graciela Cáceres Colola, año 1994 Analía Godoy (durante 3 años no se realiza la Fiesta por razones de índole económico), año 1998 Laura Ibaceta Colola, año 1999 Gisela Fonseca Las Flores, 2000 Natalia Maza Tudcum, año 2001 Virginia Manrique Rodeo, (en el año 2002 no se realizó por temas de índole económico), año 2003 Susana Godoy Tudcúm, año 2004 Gema Jiménez Las Flores, año 2005 Melisia Aguilera Rodeo, año 2006 Mariela Merino Rodeo, año 2007 Maribel Muñoz Tudcúm, año 2008 Daniela Flores Rodeo, año 2009 Michela D’onofrio Angualasto, año 2010 Soledad Jiménez Las Flores, año 2011 Pamela Díaz Barrios Rodeo, año 2012 Giselle Varela Pavía. 2013 Cintia Oliva Villanueva de Rodeo, 2014 Agostina Flores de la localidad de Las Flores, 2015 Milagros Mini de Rodeo, 2016 Jahnavi Iacopino de Rodeo, 2017 Tamara Riveros de Tudcum, 2018 Cristina Ramos García de Rodeo, 2019 Fátima Avalos de Las Flores, 2020 Aldana Torres de Angualasto.

Cada año nuestra comunidad desde aquel 1984 impone su sello entusiasta, cada distrito, cada lugar, en las barreadas, clubes, se plasma la idea de un aporte a la cultura de la zona, cada quien suma desde su bagaje para engrandecerla por los años.

Nuestra actual realidad nos permite ver una nueva actividad en la zona afianzada desde hace unos años, es el Turismo en gran escala, y así las distintas organizaciones siempre y la Municipalidad de Iglesia han priorizado la comodidad de nuestros visitantes.

Otrora, esta fiesta se realizaba en Marzo de acuerdo a la necesidad de contar con fuerte producción, posteriormente se muda al mes de Febrero con la Intención de buscar mejor clima ya que el clima frio de Marzo afectaba la participación de mucho público mayor quienes deseaban participar de la misma; su última gran mudanza de fecha ha sido la del mes de Enero destacando que este es el mes de mayor afluencia turística del Departamento y por ello se decidió realizarla a esta altura del año.

La gran Fiesta Iglesiana fue mudando de fechas a fin de receptar a un mayor número de personas que adoptaron este acontecimiento como un atractivo más dentro de sus vacaciones, el condimento perfecto, un clima especial, familia, actividades culturales y la Fiesta de la Semilla y la Manzana.

En esta etapa fuerte de las últimas ediciones ya hace resonar aún más el eco de la gran montaña, Iglesia ya precisa que sus noches de Semilla y Manzana sean nacionales, así lo demuestra el nivel de artistas y la inversión puesta de manifiesto para que en el mes de enero, proponer una fecha en el calendario turístico mas interesante en el noroeste de San Juan.

Nada es casualidad en esta comunidad sacrificada, posee orgullo por sus actividades culturales y ancestrales, sus paisajes y fundamentalmente su gente le dan el sabor y el calor a una Fiesta de familias de trabajadores que honran la producción e industrias que interactúan en bien de un potente turismo…

Iglesia sueña, crece, se levanta, anda cada sendero en busca de una riqueza especial que solo es visible en la emoción de las brillantes pupilas de los privilegiados, los que conocen su bondad…

Semilla y Manzana Iglesiana, un canto nuevo hacia el futuro, hacia sus protagonistas, hacia Dios, por tanta belleza junta…

Seguiremos expresando la pasión, el aporte cultural, nuestra historia y cada año la irá enriqueciendo el grano de arena que sume cada ilustre visitante, aquí en tierras de Capayanes.

Brindamos por Iglesia, su gente, su producción, su trabajo y por todos los que saben que en Enero ya se elevan los brazos para el infinito abrazo de este pueblo milenario.

Prof: Pablo Galleguillo