MAESTROS, ICONOS DE LA HISTORIA.

Es una antigua profesión, creo una de las mas nobles y a su vez una de las mas ingratas, puesto que en una sociedad como la actual hay un descenso en la apreciación a tan loable tarea.
Desde muy joven supe entender que debía escuchar atentamente a esa persona que ponía énfasis en sus expresiones con la idea de que quedara grabado en nosotros lo que se deseaba transmitir; también, supe entender que podía esbozar una opinión tibia sobre lo que se estaba haciendo circular como conocimiento.
Hoy compartir esta pasión y la responsabilidad, hace tomar un desafío de transformación para una sociedad.
Reconocemos y valoramos vuestra tarea diaria y en el transcurrir de la vida, pues nuca dejar de ser maestro.
Felicidades a nuestros maestros y maestras.